Sumiso y manso

Carlos Ortén
Dos palabras sinónimas que, desde mi punto de vista, identifican plenamente la actitud de nuestro primer edil a lo largo de las dos legislaturas, ahora que ya estamos, prácticamente, en la cuenta atrás para las elecciones. Sumiso, porque se somete y se deja dominar por la fuerza de las circunstancias o por otras personas aceptando, sin cuestionarlos, su autoridad y su voluntad, y manso, esta me gusta más, porque en el argot taurino dícese del toro reservón y tardo que rehúsa la pelea con el torero, muchas veces se suele devolver al corral.

Hay dos cuestiones a resaltar sobre la mansedumbre de nuestro alcalde. La primera en su trato con las grandes empresas y los poderes fácticos de Morón. Recordemos la entrada que hizo, nada más tomar el poder, vamos a hacer auditorias, nos vamos a enterar de los sobrecostes (farolas, carpas...), el propio Cala, cuando el "camión de los chinos" derribó una farola dijo que todo Morón se iba a enterar del coste de las farolas, ya nos hemos enterado. Disminución a la mitad de la distancia de protección entre viviendas y empresas, curiosamente donde se pretende construir una fábrica de armamento, protegiendo al ciudadano. Bajada de impuestos o congelación de los mismos a las grandes empresas mientras a los demás nos suben el agua y todo lo que se puede, eso es mirar por la ciudadanía.

En los conflictos con empresas siempre lo hemos tenido a nuestro lado. La sierra, siempre defendiendo su imagen y el cumplimiento de la normativa sobre explotación de minas. El crematorio, apoyando y poniendo a disposición de la plataforma todos sus medios incluyendo informes y lo que hiciera falta. Ahora mismo con la fábrica de pollos y los olores, vigilando las obras que se están haciendo y que no se sobrepasen en el número de toneladas que tienen autorizadas, los vecinos están encantados con su actuación.

La segunda cuestión se refiere a la Junta, empezando por el hospital, recordemos que había un procedimiento abierto y se decidió que la vía más rápida era la del PGOU, vaya vista, ocho años, y estamos como al principio, aunque aquí sospecho que es más culpa de la Junta, ahora mismo no le interesa hacerlo, que del Consistorio, pero nuestro alcalde, más parece alcalde de la Junta que alcalde de Morón. Vimos lo mismo con la pérdida de ambulancia, hay que ver las veces que fue a la Consejería luchando por ella; ni pío, a la Junta no se le molesta.

Qué decir sobre educación. Acaba de publicarse que el módulo de formación profesional de aeronáutica se va a San José de la Rinconada, después de que fuimos los pioneros, con el apoyo de empresarios y de la base aérea. Todas las semanas estaba nuestro alcalde en la Consejería de Educación para conseguirlo. Lo mismo que ahora con el centro Antonio Machado con graves problemas estructurales, día si y día no está en la Delegación para lograr su arreglo.

De Fomento ya hemos visto todos que de aquel proyecto de 25 millones de euros se quedaba en poco más de tres. "Era un proyecto excesivo para Morón" declaraba nuestro sumiso ante la Junta en las ondas de nuestra radio local. Pero la cosa no queda ahí, cuando al mes la carretera tenía baches y grandes desniveles en los accesos, decíamos muchos que eso era una chapuza. Trajo a los técnicos y nos pusieron de alarmistas, que eran imprevistos que surgían. Cuando se planifica una carretera que aumenta de altura y si encima elevamos el peralte en un acceso, como el de Valleverde, no se puede dejar un escalón, eso nunca puede ser un imprevisto.

Pero lo peor lo veo yo con ¿el bache?, no, socavón de cinco metros antes de llegar al Arahal. Nunca he visto yo que un desperfecto de tal tamaño se tarde cinco meses en arreglarlo, decidme alguna carretera que haya ocurrido eso, anda que no ha hecho viajes nuestro alcalde a fomento para que no sufriéramos esa cruz. Volviendo al símil taurino cuando un toro sale manso pueden ocurrir dos cosas, que se "acochine en tablas" y acabe a base de estocadas y pinchazos por todos los lados o que se devuelva a corrales. Yo le deseo lo mejor y que el próximo junio se le mande para su casa.

diariodemoron.com no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección de comentarios de opinión.